Paso 1

Medimos y evaluamos de forma objetiva las características fisiológicas y técnicas del deportista según las necesidades específicas de su deporte y que contribuyen al óptimo rendimiento en la competición deportiva.

Paso 2

Realizamos un perfil fisiológico y técnico que nos permite determinar aquellos aspectos técnico-fisiológicos que deben ser desarrollados con más prioridad y que nos llevarán a mejorar el rendimiento del atleta.

Paso 3

Prescribimos el entrenamiento necesario basado en el conocimiento científico y acorde a las necesidades fisiológicas y técnicas, en los objetivos de la temporada y ajustado a las cargas laborales y familiares del deportista.

Paso 4

Repetimos las mediciones y evaluamos los resultados del entrenamiento realizado.